Junta Directiva del Banco de la República

Junta Directiva del Banco de la República

Congreso Joven 2018

    

Presidente  (Ministra de Hacienda): Gabriela Bermúdez

Gimnasio la Montaña

 

Gerente del Banco de la República: Mateo Barrea

Gimnasio la Montaña

 

Vicepresidente (Vice-Ministro de Hacienda): Camilo Restrepo

Gimnasio la Montaña

 

Temáticas

Por primera vez en Congreso Joven se simularán las acciones de un órgano independiente de las demás ramas del poder público que goza de autonomía administrativa, patrimonial y técnica y está sujeto a un régimen legal propio. Se desarrollarán sesiones de la Junta Directiva del Banco de la República. Esta es la autoridad monetaria, cambiaría y crediticia del país y sus miembros representan exclusivamente el interés de la Nación. Este órgano, adicionalmente, estudia y toma las medidas pertinentes para que se permita un buen desempeño macroeconómico en el país y tiene el objetivo de velar por el mantenimiento de la capacidad adquisitiva de la moneda. Es por ello que la décimo segunda edición de Congreso Joven tendrá el reto de representar este organismo que enfoca todas las políticas monetarias de la nación.

Con el fin de delimitar el debate, la Comisión VII de la décimo segunda versión de Congreso Jóven tendrá tres diferentes enfoques. En primera instancia, se trabajará sobre la contribución a la actividad cultural que tiene el Banco en el país. Desde 1923, poco después de su fundación, el “Banco de la República asumió el rescate, preservación, análisis, estudio y difusión del patrimonio cultural de la nación” (Banco de la República) propiciando el acceso al conocimiento y consolidando un sentido de ciudadanía. Sin embargo, esta contribución ha contado con múltiples problemas de cobertura y calidad. Ahora, en el marco del posconflicto es evidente la importancia de la cultura en el país. Por esta razón, en la comisión del Banco de la República se debatirá sobre los mecanismos de implementación de los programas culturales.  Es bien sabido que las propuestas tienen mucha fuerza y son urgentes en el país; no obstante, más allá de las propuestas teóricas están los hechos, donde la implementación de las propuestas es de suprema importancia para el éxito de las reformas y propuestas.

En segunda instancia, se trabajará sobre la posibilidad de crear e implementar una moneda virtual propia que pueda ser controlada por el Banco de la República. Para esto, a lo largo de la presente guía se realizará una explicación del funcionamiento de las criptodivisas, sus beneficios y sus desventajas. Esto con el fin de poseer un alto entendimiento sobre el tema y poder aplicar dichos conocimientos al debate anteriormente mencionado. A lo largo de los años, el Banco de la República, de forma exclusiva, ha tenido la función de emitir la moneda legal y, en consecuencia, la impresión, acuñación, cambio, destrucción y puesta en circulación de la misma. Sin embargo, recientemente otras formas de intercambio simbólico han surgido que no necesitan de un tercero, como lo es el Banco, para garantizar que el dinero utilizado sea real por múltiples crisis económicas que han sufrido diversos Estados. Esto ha generado mucha polémica debido a que las transacciones no necesitan de un banco, dejando todas las funciones en manos de la colectividad. No obstante, es posible evidenciar como diversos bancos e instituciones han comenzado a acuñar el sistema por su seguridad, redirigiendo la esencia de las criptodivisas a algo menos radical y más controlado. Teniendo esto en cuenta, la Junta Directiva del Banco de la República debatirá sobre la posibilidad de implementar sistemas de monedas virtuales que permitan mayor facilidad y libertad en las transacciones. A lo largo de las sesiones también se discutirá cómo será el sistema u órgano que se encargue de controlar y regular las transacciones realizadas por medio de este sistema. En otras palabras, se intentará desarrollar el sistema capaz de regular la actividad financiera de esta red económica virtual.

Con el objetivo de generar cambios en las funciones y las maneras de operar del Banco en estos dos puntos, la normatividad sobre la que trabajará la comisión VII sobre la Junta Directiva del Banco de la República serán circulares reglamentarias externas.

En tercera instancia se revisará la autonomía de la Junta Directiva del Banco de la República. el gobierno tiene influencia o participación en la JDBR por medio del Ministro de Hacienda quien preside la Junta. Dicho esto, se puede inferir que a la Junta Directiva se le resta su nivel de independencia. Se discutirá si se debería continuar con el Ministro de Hacienda como presidente, si se debería expulsar o bajar de cargo y si se debería mantener una relación con el Estado. La normatividad que la Comisión VII usará para modificar, cambiar o quitar una ley serán los proyectos de ley y los actos legislativos para cambiar, modificar o suprimir artículos. En la constitución pueden mirar el artículo 373 y la ley 31 de 1992.

Desarrollo Producción y distribución de efectivo:
A lo largo de la historia, desde su implementación, el Banco de la República ejerce, en forma exclusiva e indelegable, la función estatal de emitir la moneda legal y, en consecuencia, realiza la impresión, acuñación, cambio, destrucción y puesta en circulación de especies monetarias. De esta manera, el Banco de la República también tiene la función de regular la cantidad de divisas emitidas con el fin de controlar, en cierta manera, los precios en el mercado; la inflación. Sin embargo, recientemente otras formas de intercambio simbólico han surgido, haciendo que el uso de un banco intermediario sea innecesario. 

Ahora, en la actualidad, este tipo de criptodivisa es usada en gran medida, aunque no sea predominante. El mercado de criptomonedas es muy activo, con más de 700 esquemas de criptomoneda que compiten entre sí, no solo Bitcoin (Arango, 2017, p. 7). En el último año, Bitcoin ha logrado revalorizarse un 650% más con respecto al año anterior (Fortuño, 2016). Aunque hay una gran cantidad de criptodivisas, Bitcoin es la más usada, siendo “aceptada por más de 100,000 comerciantes en más de 92 países, de los cuales 6,000 tienen presencia física (e.g.: Microsoft, Victoria’s Secret, PayPal, etc.)” (Arango, 2017, p. 7). Esto claramente evidencia el gran crecimiento que Bitcoin ha tenido en los últimos años. Según varios estudios, como lo es el de Hileman en el 2014, Bitcoin es una moneda que tiene un gran potencial en diversos países, siendo los Latinoamericanos los mercados con mayor potencial (Arango, 2017, p. 8). Así mismo, es evidente el crecimiento de esta moneda en la creación de una gran cantidad de tarjetas de pago asociadas a cuentas en bitcoins (Arango, 2017, p. 8) y la implementación de EX para facilitar su depósito en múltiples países. Sin embargo, esta manera de realizar las interacciones financieras aún genera mucha polémica tanto a nivel nacional como internacional. ¿Acaso este gran crecimiento de la moneda justifica que sea implementada en el país? Para poder dar respuesta a esta pregunta es de suprema importancia remontarse a las diversas posiciones en la actualidad frente al tema para poder construir una posición.

Por un lado, están las personas que no apoyan el uso de esta criptodivisa con base en sus ideas libertarias dado que las transacciones, como dicho con antelación, no necesitan de un tercero de confianza, no necesitan de un banco central. De esta manera, todas las funciones del banco central quedan en manos de la colectividad que usa el sistema virtual, dejando el control de la producción y distribución del efectivo en manos inexpertas. Más allá, siendo este un sistema que utiliza criptografía, es fácil hacer comprar virtuales de forma completamente libre y privada por medio de la anonimidad. Esto presenta un problema porque además de que no se pueda tener control sobre la inflación y deflación de la moneda dependiendo de los contextos, esta moneda se puede prestar para cualquier cantidad de actividad ilegal de manera completamente libre. Esto le quitaría gran poder al gobierno y al Banco de la República, que se quedaría obsoleto porque su función principal se ve automatizada.

No obstante, existe una serie de Bancos e instituciones financieras que ven en Bitcoin un gran potencial. Los bancos e instituciones relacionadas con el sistema financiero han comenzado a reconocer que el sistema de pago que se basa en la actividad bancaria se podría hacer de modo más eficiente con la aplicación de tecnologías de cadena de bloques, dado que proporcionan mucha más seguridad al sistema y en cierto modo, privacidad (Casey, 2016). Estas instituciones piensan que no se debe pensar en Bitcoin como un sistema completamente en contra de los Bancos sino como una oportunidad para mejorar el sistema. Por esta razón, la mayoría de bancos en Estados Unidos y otros países tienen un especialista en Bitcoin, una especie de equipo de personas que intentan resolver cómo incorporar la tecnología en su funcionamiento existente para que la sociedad se sienta segura usando lo Bancos (Mowani, 2016). El registro descentralizado encriptado, dice Blythe Masters, directora CEO y FMR CFO de JP Morgan, erradica una cantidad significativa de ineficiencia en el sistema y reduce costos, aunque esto no signifique que haya que dejar de confiar en absoluto en los servicios financieros (Masters, 2016).

Bitcoin fue diseñado para buscar un modo de eludir a Wall Street y lo que hace Masters y los demás Bancos en esencia es intentar hallar modos de llevar Wall Street a Bitcoin y hacer que les resulte posible también hacer uso de esta innovadora tecnología (Popper, 2016). Lo que los banqueros parecen estar buscando hacer en este momento es crear su propia cadena de bloques privada, en la que sus computadoras se fortalezcan en vez de los computadores que participan en el sistema a nivel global con el fin de controlar el sistema (Popper, 2016). Los Bancos miran esta increíble y amplia variedad de modos en que podrían usarlo, que incluye reemplazar la bolsa de valores, buscar nuevos modos de originar préstamos, buscar nuevos modos de transferir dinero entre países y, por supuesto, esto vuelve a la idea original de Bitcoin, pero ahora sucede dentro de estas instituciones financieras en vez de que sea afuera, como se había pensado Bitcoin (Popper, 2016).

Ahora, hay otra posición que es partidaria de la ideología con la que las criptodivisas fueron creadas. Estos consideran que estos Bancos lo que pretenden es  boicotear por completo la idea original de Bitcoin. Por un lado, el hecho de que sea descentralizada quiere decir que nadie puede controlarla, sin importar quiénes sean ni cuanta dinero tengan (Vorhees, 2016). Por otra parte, puede que la innovación de los bancos intente implementar Bitcoin a su sistema. No obstante, la competencia se ocupará de la gente que quiere tener un monopolio o que quiere intentar cobrar más de lo que debe por el producto o servicio que sucede en la cadena de bloques, dejando de lado por completo la intención inicial de la criptodivisa. El hecho de que el sistema se centralice no permite que el sistema sea más efectivo y más justo a la hora de interactuar en él (Adresen, 2016). Lo que estas personas buscan Bitcoin siga siendo usado bajo las ideas para las que fue creado; es decir, un sistema independiente a los órganos del estado que proporcione seguridad, privacidad y anonimidad a los usuarios y que, además, esté en manos de la colectividad para evitar crisis por culpa de los entes financieros.

Aunque todas estas posiciones son muy válidas, el Banco de la República en Colombia ha optado por desconfiar completamente de estas monedas virtuales. Estos que las monedas virtuales, entre ellas Bitcoin, no son un activo que tenga equivalencia a la moneda legal de curso legal en Colombia al no haber sido reconocidas como moneda por el legislador ni por la autoridad monetaria, el Banco de la República (JDS-14890). Estas no han sido reconocidas en el régimen cambiario colombiano como divisas porque no cuentan con respaldo o participación de los bancos centrales. Adicionalmente, su falta de liquidez en el mercado colombiano significa que no son fácilmente intercambiables, lo que no las hacen aptas para su consideración como divisa de libre uso por el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Pagos Internacionales. Adicionalmente, establecen que “conforme a lo dispuesto en el artículo 6o. de la Ley 31 de 1992, la unidad monetaria y unidad de cuenta de Colombia e

s el peso emitido por el Banco de la República. Por su parte, el artículo 8o. de la citada ley señala que la moneda legal, que está constituida por billetes y moneda metálica, debe expresar su valor en pesos, de acuerdo con las denominaciones que establezca la Junta Directiva del Banco de la República, y constituye el único medio de pega de curso legal con poder liberatorio ilimitado” (JDS-24732). De esta manera, es evidente que ninguna criptodivisa es aceptada en Colombia.

No obstante, a nivel global está siendo utilizando cada vez en mayor medida y Colombia no se puede quedar atrás. ¿Cómo Colombia va a manejar la llegada de una moneda digital que no puede ser controlada, en principio, por el Banco de la República? ¿Optará este por dejar que la mano invisible del mercado la regule? o, más bien, ¿la implementará a sus mecanismos de producción y distribución del efectivo?

Revisión al concepto de autonomía del Banco de la República

El Banco de la República se encarga del manejo de tres políticas económicas del país que son la política Monetaria, la Política Crediticia y la Política Cambiaria, y su objetivo principal es preservar la capacidad adquisitiva de la moneda mediante el control de la inflación, según la página oficial del Banco de la República. La Política Monetaria es la encargada de que Colombia tenga un porcentaje de inflación bajo y estable. La idea es que se mantenga en un 3% y que máximo se desvíe un 1%. Además de esto la Política Monetaria busca crear un equilibrio entre el crecimiento del producto y la capacidad potencial de la economía. La Política Crediticia se enfoca en mantener el endeudamiento de la economía dentro de unos niveles saludables para el país, para esto el Banco de la República monitorea permanentemente los indicadores del sector financiero y si es necesario puede dictar medidas como por ejemplo, imponer límites o restricciones al crecimiento de la cartera de los bancos. La Política Cambiaria regula todo lo relacionado con el manejo de la devaluación de la moneda y los flujos de divisas en el país, lo cual incluye por ejemplo la compra o venta de dólares dependiendo de la situación y del comportamiento que esté teniendo el mercado en diferentes momentos.

Hay ciertos flujos de la economía del país que el Banco de la República afecta directamente, otros que afecta indirectamente y hay unos que no afecta porque pertenecen al gobierno. Cada

flujo tiene su opuesto que crea una balanza entre ambos.Los opuestos afectan, por decirlo así, negativamente a la economía, bajando el Producto Interno Bruto (PIB), la actividad económica y el nivel de empleo, mientras que los otros hacen exactamente lo contrario aportando a la economía del país. Estos flujos son el crédito o el crecimiento de la cartera (pesos) cuyo opuesto es el pago o servicio de deuda (pesos). Las exportaciones cuyo opuesto son las importaciones (dólares). La inversión extranjera cuyo opuesto es la desinversión extranjera (dólares) y por último el crecimiento de la cartera en dólares cuyo opuesto es el pago o servicio de deuda en dólares. Estos flujos mencionados los controla directamente el Banco por medio de sus tres funciones.

Hay otro par de flujos que no tienen un alcance directo con el Banco de la República. La inversión o consumo cuyo opuesto es el ahorro. La inversión se refiere a la plata que la gente y las empresas invierten en otros agentes. El ahorro se refiere a cuando la gente guarda la plata en algún Banco para que le genere intereses y así ganar más. ¿Por qué digo que no es directa la relación con el Banco? Simplemente porque el Banco no puede obligar a las personas a no ahorrar o a invertir, pero si las personas ven que las tasas de intereses bajan no van a sentirse muy a gusto ahorrando su dinero en un banco.

Los flujos que el Gobierno controla son el gasto público cuyo opuesto son los impuestos, y el pago de Títulos de Tesorería (TES) cuyo opuesto es la emisión de TES. El gasto público es todo lo que el gobierno gasta en inversiones que aportan al país, pero la plata para pagar todo eso la sacan de los ciudadanos por medio de los impuestos

Conociendo ya las funciones del Banco de la República ¿Se debería considerar la idea de quitar la relación del Banco de la República con el Gobierno? ¿Se debería bajar o anular el cargo de Ministro de Hacienda como presidente de la Junta Directiva?

Fuentes de información:

“El nuevo ordenamiento del Banco y su Junta Directiva.” Banco de la República (Banco central de Colombia), 28 Sept. 2016, www.banrep.gov.co/es/el-banco/el-nuevo-ordenamiento-del-banco-y-su-junta-directiva.

Correa, G. H. (n.d.). RE No. 6 Julio de 1999 — La autonomía del Banco de la República y el reciente fallo de la Corte Constitucional. Retrieved November 07, 2017, from https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/emisor/article/view/7708/8088

Reformar de 1973. (2015, May 11). Retrieved November 08, 2017, from http://www.banrep.gov.co/es/reforma-1973

Kalmanovitz, S. (2017). Cite a Website – Cite This For Me. [online] Bdigital.unal.edu.co. Available at: http://www.bdigital.unal.edu.co/26178/1/23736-82981-1-PB.pdf [Accessed 5 Dec. 2017].

Leave a Reply